miércoles, 1 de octubre de 2014

Océano de notas

Una noche cualquiera en la que te enchufas los cascos y todo deja de tener importancia, te sumerges en un océano de sensaciones.




Estás tu solo con la música y lo demás es como si no fuera contigo, como si nunca te hubiera pertenecido.

El día que muera, por favor, no llorarme, tan solo dejad que la música siga sonando.


3 comentarios:

  1. Siempre tienes buena música que me gusta ! Enjoy :)

    ResponderEliminar
  2. Hay que reconocer que tienes un gusto exquisito :D

    ResponderEliminar
  3. esos sony suenan re-bien... por ahi los tengo aun!!

    ResponderEliminar